Desprendimiento del vítreo posterior ("PVD")

A medida que las personas envejecen la espesa masa gelatinosa del vítreo se licua (sineresis) formándose pequeñas bolsas de líquido, por lo que se encoge y contrae, disminuyendo su volumen. Cuando el ojo cambia de posición, la gelatina ahora más    líquida,    se    mueve    dentro    de    la   cavidad   vítrea

y este movimiento del vítreo comienza a separarlo de la retina.  Esto se conoce con el nombre de desprendimiento o separación del  vítreo posterior.  Debido a que la retina es una estructura  muy delgada  y  frágil, la separación del vítreo

Desprendimiento del Vítreo Posterior

ejerce   suficiente    fuerza  como    para
producir  un  desgarro  o agujero en ella. Al  iniciarse  este  fenómeno  el  paciente

               PVD

desarrollará los síntomas de "flashes" y "floaters".  El desprendimiento del vítreo posterior sucede eventualmente en la mayoría de las personas como un proceso natural de envejecimiento y sólo en raras ocasiones produce problemas. Sin embargo, se aconseja al que presenta estos síntomas someterse a una evaluación (con la pupila dilatada) por un oftalmólogo o especialista en retina para descartar o prevenir un desprendimiento de retina.

Indice de Enfermedades