Vitrectomía

  

La palabra  vitrectomía  significa
remover la gelatina  transparente
(vítreo) del ojo.   Esto se lleva a
cabo  con  pequeños y delicados
instrumentos que se  introducen
dentro del globo ocular  a través
de  diminutas  incisiones  en  su
pared externa  (esclera).   Entre
estos     instrumentos  está  una
luz de fibra óptica para iluminar
la retina,      una      cánula    de
infusión    que    mantiene     la
presión        intraocular,       un
instrumento     que     corta   y
remueve el vítreo, etc.

Indice de Vitrectomía

Foto de una vitrectomía

Diagrama de una vitrectomía

             

Vitrector succionando sangre

 

El procedimiento se puede hacer bajo anestesia general o local con sedación (el paciente aunque despierto no siente dolor ni ve la cirugía que se está efectuando). En cualquiera de los dos casos el paciente, una vez recobrado, se marchará a su casa pocas horas después de terminado el procedimiento, con un parche sobre el ojo operado y se recetarán tabletas analgésicas en caso de alguna molestia.  El parche será removido en la clínica del doctor al día siguiente.  Se requieren varias visitas de seguimiento durante el primer mes, que se harán menos frecuentes en los meses siguientes de acuerdo al progreso individual de cada paciente.  Se pondrán gotas en el ojo operado, que casi siempre consisten en una combinación de anti-inflamatorios / antibióticos (para disminuir la inflamación y evitar infecciones) y gotas dilatadoras (para disminuir la molestia y la posible cicatrización e inmovilidad de la pupila).  A veces es necesario también agregar gotas y/o tabletas que disminuyan la presión intraocular.

 

Cuando el paciente necesite guardar cierta posición de la cabeza después   de   la  cirugía,   el   doctor   se  lo comunicara  a  los familiares o  al  mismo  paciente.  La  mayor recuperación de la visión  ocurre  dentro  de  las primeras  seis semanas, pero esto puede mejorar aún más varios meses después.   Por  lo general los pacientes podrán regresar a sus actividades cotidianas en las primeras cuatro a seis semanas.

 

Durante la cirugía el ojo puede recibir una inyección de gas o una mezcla de aire con gas.  Esto se hace para reparar el desprendimiento de retina, cerrar un agujero macular o por otras razones.  El gas se absorbe por el ojo lentamente en un período de tiempo, que puede durar varios meses, dependiendo del tipo que se utilice (aire ambiental usualmente de 3 a 5 días, SF6 de 10 días a 2 semanas y C3F8 de 3 semanas a 2 meses) y eventualmente será reemplazado por los líquidos internos del ojo.

Cuando el ojo está lleno de gas la visión es muy pobre.  Los pacientes a veces pueden ver un poco mejor cuando miran hacia abajo y sostienen un objeto algunas pulgadas frente al ojo.  A medida que la burbuja se hace más pequeña el paciente notará como se encoge en el campo visual inferior.  Esto puede causar un molesto resplandor y visión doble, sobre todo cuando la burbuja a alcanzado la mitad de su volumen inicial.   Cuando la burbuja de gas se hace menor aún, tiene la tendencia a separarse en pequeñas burbujitas antes de desaparecer completamente.

 

Se  deben  observar  ciertas  precauciones   cuando   hay   una
burbuja de gas dentro del ojo.  Primero  que  todo,  el  paciente 

debe   mantener  su  cabeza  en  la  posición recomendada   por su doctor.  En la  mayoría  de  los  casos esto quiere decir boca abajo o dormir  de  lado.  Se debe  evitar  mirar  hacia  arriba o dormir sobre la  espalda  por  un  tiempo  prolongado, para   así disminuir el desplazamiento anterior de la burbuja, lo cual puede  acelerar  la   formación   de   catarata,  aumentar  la presión intraocular, o dañar la córnea.  Finalmente, el paciente debe evitar viajar por avión o subir a grandes altitudes mientras la burbuja de gas permanezca en su ojo, ya que la disminución de la presión atmosférica causa que la burbuja se expanda aumentando la presión del ojo a niveles peligrosos.  Su doctor le dirá cuando es seguro viajar.

El aceite de silicón es una sustancia transparente y viscosa la cual se usa en algunos pacientes en lugar de gas.  Esta sustancia tiene algunas ventajas sobre los gases, a saber:  rápido recobro de la visión, no restricción de viajes aéreos, no se necesita de la posición  de  la  cabeza  después  de  la  cirugía   y   una  mayor

duración     del      efecto      de     tapón     sobre     la    retina.

Desafortunadamente, a diferencia del gas, el ojo no puede deshacerse de esta sustancia, por lo que tiene que ser removida posteriormente con una segunda intervención.

 

Como en toda cirugía la vitrectomía tiene riesgos, estos incluyen:  formación de catarata, desprendimiento de retina, aumento de la presión intraocular (glaucoma), hemorragias dentro del ojo e infección.  Para aquellos pacientes que conserven su lente cristalino, la formación de cataratas es la complicación más frecuente (50%).

 

Indice de Servicios